La horticultura de México está en auge

Edgar Leyton es el propietario de Leyton Greenhouse and Supply, empresa con sede en Celaya (México). «Tenemos clientes por todo el país, entre los que hay desde grandes compañías con invernaderos de alta tecnología hasta pequeñas empresas con invernaderos tradicionales que apenas recurren a las prestaciones tecnológicas. Podemos ofrecer a estas empresas todo lo que necesitan en términos de tecnología, como sustratos, necesidades de riego, agentes de protección para cultivos y materiales de sombreado de Sudlac».

La horticultura de México está en auge, principalmente el cultivo de frutas y verduras. El tomate es el principal producto, seguido de la baya. Después va el pepino, el pimiento y la berenjena. Cada vez son más las empresas que deciden cultivar sus productos en invernaderos modernos. No solo porque la producción es mayor, sino también para cumplir los estrictos requisitos de los compradores estadounidenses.

Edgar Leyton constata un aumento de la inversión en infraestructura y formación por parte de los productores. Lo mismo ocurre con su base de clientes, que crece cada año gracias al boca a boca. Lleva trabajando con Sudlac desde 2014. El producto que más comercializa es Eclipse LD, seguido de Transpar y Optifuse. Estos productos se destinan principalmente al segmento de alta tecnología. Los productos de los segmentos de tecnología media y baja optan, en su gran mayoría, por soluciones que no se pueden quitar, como Sombrero.

Buenos socios

Leyton está extremadamente satisfecho con los productos de Sudlac. «Desde el punto de vista técnico, los productos responden bien. Son una buena solución para los problemas climáticos y, por tanto, contribuyen al bienestar de las plantas. Y, en consecuencia, al de los productores». Se muestra entusiasmado por la buena cooperación. «Hemos recibido un excelente apoyo técnico y comercial desde el principio. Somos buenos socios que se refuerzan mutuamente mediante el intercambio de conocimientos. Siempre que visitamos juntos a los clientes, se nos ocurren multitud de ideas sobre cómo podemos lograr los mejores resultados». ¿Y los clientes están satisfechos? La prueba es que siguen comprando los productos y piden cada vez más.