Sudlac tiene el objetivo de apoyar a los agricultores en los países de cultivo en invernaderos emergentes

Cerca de Grenoble, en los Alpes franceses, se encuentra la planta de producción de Sudlac, un productor de materiales de filtración. Bruno Crosnier Leconte, Director General de la empresa francesa matriz, nos habla de forma apasionada sobre sus planes para el futuro en su empresa, centrándose en las personas.

Antes de empezar a hablar sobre sus ideas, resume el historial de la empresa, que se basa en la fabricación de pinturas para el sector profesional. «La empresa familiar original se fundó en 1959, en un lugar lleno de vida y desarrollos innovadores: los Alpes franceses, cerca de Grenoble. Este lugar es un hervidero de potentes empresas de tecnología e innovación. Entre otras está Hewlett-Packard. La región cuenta también con una zona deportiva de máximo nivel. La gente practica esquí, snowboard y otros deportes de montaña. Solo su ubicación hace que este lugar brille con fuerza», afirma con entusiasmo.

Bruno asumió el control de la empresa en 2004. Decidió renovar la empresa, desarrollando productos de filtración innovadores. En lugar de producir exclusivamente para el mercado francés, decidió empezar a exportar también. Las exportaciones suponen actualmente el 40 % de las ventas totales. Los productos de filtración se envían a todo el mundo: al «mercado de referencia», Países Bajos, a los países fronterizos Suiza e Italia, a Norteamérica, Japón, Australia y a países en los que está en auge el cultivo en invernaderos.

Desafío

Ha llegado el momento de un nuevo desafío: construir una base sólida y crecer en términos de volumen y asistencia. «Podemos suministrar fácilmente a nuestro mercado interno. Ofrecemos una variedad de productos de la más alta calidad con carácter fiable y regulador y un buen servicio. Nuestro objetivo es aumentar el crecimiento en los mercados de exportación existentes y expandirnos a otros nuevos mercados en desarrollo como China, India y México.

Vemos principalmente la oportunidad de crecimiento en países en los que está emergiendo el cultivo en invernaderos. Según nuestra experiencia probada, primero invertimos en educación a nivel local, asegurándonos de que los productores son capaces de aplicar nuestros productos de la forma correcta».

Sudlac también ofrece soluciones de filtración atractivas para zonas clave de cultivo como España, el sur de Italia y Turquía. «Tradicionalmente, Sudlac cuenta con amplia experiencia en proporcionar soluciones de filtración prácticas a precios asequibles. Sudlac va a lanzar la marca Sombrero este año, un agente de filtración temporal disponible tanto en polvo como líquido.
Ve los agentes de filtración como la «herramienta» que pueden utilizar los productores para la protección práctica de sus valiosas cosechas. Dependiendo del tipo, los agentes de filtración desvían la luz, lo que impide que la temperatura suba en exceso, o distribuyen los rayos solares. «Nuestros productos proporcionan protección y ofrecen al productor cierta seguridad. Asimismo, las plantas crecen mejor, normalmente con mayor producción», afirma resumiendo las ventajas.
La empresa solo puede crecer si la calidad de los agentes de filtración está garantizada. Cada uno de los lotes que sale por nuestras puertas se ha comprobado. También conservamos una muestra de cada lote durante dos años completos. En caso de que encontremos cualquier problema, nos ponemos en contacto con los clientes que recibieron productos de dicho lote.

Las personas son importantes

Las personas son fundamentales, tanto en cuanto a trabajadores como a clientes. Actualmente trabajan quince personas en Sudlac. Bruno considera que es un honor que los clientes que llaman con dudas pregunten directamente por las personas con las que han desarrollado una relación en lugar de preguntar por el departamento de ventas o contabilidad, o por el laboratorio.
Esto fue un factor a la hora de tomar una decisión para establecer un equipo de exportaciones independiente, cercano al mercado de referencia, accesible a los productores y un buen lugar para mantener contactos internacionales. «Vemos los Países Bajos como una etiqueta. Si el producto funciona adecuadamente en Países Bajos, también lo hará en el resto del mundo. La elección ha sido Purmerend, justo al norte de Ámsterdam. Hay tres personas holandesas trabajando en el departamento de exportaciones en este momento. Esto es bueno dado que los conocimientos sobre el cultivo corren por la sangre holandesa».